Aplicaciones móviles & Cloud, aliados hacia el futuro.

Las compañías están experimentando un rápido proceso de transformación digital y el mundo está cambiando a un ritmo más acelerado de lo que realmente podemos digerir. Bajo este nuevo escenario, los entornos multi-nube y servicios de aplicaciones desempeñan un papel clave impulsando las decisiones de gestión estratégica.

El boom de la nube no es nada nuevo, se viene dando hace años y avanza a pasos agigantados. IDC prevé que, hasta 2021, los gastos de empresas en servicios en Cloud, software y servicios en América Latina alcanzarán los 11 mil millones de dólares. Por su parte, Gartner predice que, para 2025, el 80% de las organizaciones habrán migrado de los centros de datos locales a la colocación, el alojamiento y la nube. La consultora afirma que los ingresos de la nube pública crecerán un 17.3% en 2019 a un total de U$S 206,2 mil millones, y los IaaS serán el segmento de mayor crecimiento del mercado (27.6% de crecimiento).

El boom de la nube no es nada nuevo, se viene dando hace años y avanza a pasos agigantados. IDC prevé que, hasta 2021, los gastos de empresas en servicios en Cloud, software y servicios en América Latina alcanzarán los 11 mil millones de dólares. Por su parte, Gartner predice que, para 2025, el 80% de las organizaciones habrán migrado de los centros de datos locales a la colocación, el alojamiento y la nube. La consultora afirma que los ingresos de la nube pública crecerán un 17.3% en 2019 a un total de U$S 206,2 mil millones, y los IaaS serán el segmento de mayor crecimiento del mercado (27.6% de crecimiento).

Por otra parte, la industria del desarrollo de aplicaciones se encuentra en constante crecimiento, sobre todo gracias al impulso generado a partir de la transformación digital. Esta tendencia es apalancada, en gran medida, por la utilización de herramientas Cloud y a los beneficios que pueden aportar. A su vez, permite que las empresas se basen en aplicaciones en la nube, contribuyendo a la proliferación de nuevos desarrollos.

El panorama a futuro es alentador. Por un lado, debido al potencial que tienen los desarrollos en América Latina, que permite exportar este tipo de servicios hacia el exterior. En este sentido, según un informe realizado por Statista, se espera que el mercado de servicios de externalización de TI crezca desde 987 mil millones de dólares hasta 1034 mil millones de dólares en 2019, alcanzando un pico que nunca antes había ocurrido.

¿Dónde surge la relación entre aplicaciones y Cloud? Silicon Valley ha sido la cuna de la aproximación al concepto de ‘nube nativa’ que no es más que, en términos generales, la creación de software escalable y de fácil implementación en Cloud. Gigantes como Google, Netflix y AirBnB implementan aplicaciones como microservicios modulares lo que implica el uso de contenedores con métodos ágiles de desarrollo de software. Este enfoque redunda directamente en la capacidad para mejorar la agilidad de los negocios y en la experiencia de los usuarios.

Pero la necesidad de acelerar el desarrollo de software no surge solo de las grandes compañías. La construcción de aplicaciones fiables orientadas al cliente es un objetivo común para todo el sector, aunque otras, como Amazon, basen su ‘juego’ en implementar pequeñas actualizaciones de sus apps cada poco tiempo.

Según Capgemini, la adopción de este tipo de herramientas y procesos está aún en un estadio muy temprano para muchas organizaciones, aunque es casi seguro que se convertirá en el método predeterminado para el despliegue de aplicaciones en el futuro. Una de las principales barreras para la adopción de dichas técnicas es que no todas las empresas son capaces de migrar a la nube igual de rápido. Además, no todas las aplicaciones son adecuadas para este enfoque y no tiene sentido invertir en mover ciertas aplicaciones heredadas a la nube. Todo depende de qué tipo de aplicaciones se estén creando.  Y revisar las prácticas de desarrollo de software puede suponer un reto importante para las empresas. El reemplazo requiere cambios tanto en la organización como en el equipo. Concretamente, lo difícil es encontrar perfiles técnicos. No se trata solo de buscar personas con habilidades en este nuevo conjunto de herramientas, también hay que tener capacidad para adoptar un enfoque ágil.

http://es.totvs.com/soluciones_erp

Ahora bien, más allá de los desafíos que existen, también hay contribuciones positivas. En este sentido, hay un factor que potencia la relación entre aplicaciones y la nube: el auge de los dispositivos móviles. De acuerdo con el estudio La economía móvil en América Latina y el Caribe 2018 de GSMA, la adopción de teléfonos inteligentes sigue siendo muy significativa en toda la región y continúa en rápido crecimiento. A fines de 2017, la cantidad total de conexiones de teléfonos inteligentes alcanzó los 417 millones, cifra que representa el 62% de las conexiones totales, y este nivel llegará al 78% para 2025. A mediados de 2018, la adopción de servicios 4G alcanzó el 35% de las conexiones totales y se estima que, para fines de 2025, alcanzará el 64% de la base total.

De esta manera, estamos ante una población cada vez más conectada, con un uso intensivo de los dispositivos móviles. Y esto no aplica únicamente a la vida personal, sino también a la profesional, cambiándola de forma radical. Ser cada vez más productivos en el trabajo no es algo sólo deseable, sino necesario, en un mundo laboral tan competitivo como el actual. Ahí es donde el desarrollo de aplicaciones se convierte, en un factor clave, siendo unas de las herramientas más eficaces para las empresas, y no es para menos, pues las aplicaciones facilitan la vida de los usuarios, promueven la interconectividad así como mejoran la experiencia en la adquisición de productos y servicios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *