E-commerce: La Variable Comercial

En la actualidad el e-commerce recobra aún más fuerza, y se transforma en un gran aliado en abastecimiento y distribución.

Es sabido ya que el eCommerce es una apuesta de valor para muchas compañías. La logística y la seguridad son aspectos fundamentales para su desarrollo ya que sin un adecuado control que atienda estos dos factores, se entorpece su funcionamiento.

Hoy las compañías se dan cuenta que estar por fuera del comercio electrónico es quedarse aislado de la “burbuja” empresarial y económica inherente al mismo. Esto conlleva a que cada vez más organizaciones se animen a mejorar sus procesos al apostar por el eCommerce. Y es que esta industria del ecommerce ha tenido un crecimiento preponderante en los últimos años. 

Las proyecciones mundiales han llegado a un sólido consenso: el comercio electrónico se convertirá en el mayor retailer del mundo en 2021, y en el canal minorista de más rápido crecimiento hasta 2022, según Euromonitor International, superando las ventas a través de puntos comerciales minoristas como supermercados, tiendas de cadena y almacenes independientes.

Por su parte los negocios entendieron que Internet les ofrecía muchísimas ventajas. Para empezar es mucho más barato montar un negocio 100% digital ya que permite que te olvides de todos los costes asociados al mantenimiento de una tienda, el alcance es muchísimo mayor ya que es fácil llegar a un público nacional o internacional, la captación es muy efectiva porque es segmentable, medible y se puede escalar rapidísimamente (de hecho en tiempo real).

Uno de los sistemas claves para el uso aplicado del e-commerce es cloud computing este es un sistema muy innovador que posibilita trabajar con softwares en la nube, sin necesidad de descargar nada al dispositivo y con la posibilidad de acceder a toda la información desde cualquier lugar.

No es de extrañar que en estos momentos los diferentes expertos calculan que gestionar una e-commerce por medio de un sistema, como en este caso es el cloud computing, supone un ahorro medio del 30 % respecto a otras medidas tecnológicas. El uso aplicado de esta tecnología genera distintos beneficios que van desde: seguridad, flexibilidad, una infraestructura sostenible, mejoras en el factor trabajo, etc. La infraestructura de computación es una parte muy importante del servicio y puede constituirse en una de las prestaciones más innovadoras que pueden recibir los pequeños y medianos empresarios del sector e integrados en el cloud computing ecommerce.

Sin embargo, no todo es color de rosas para los comercios: las entregas pueden significar un verdadero embudo para aquellas empresas que no tengan su sistema de envíos optimizado. A eso se le suma el desafío de una buena experiencia de usuario o UX: cuando no se le deja claro al comprador los costos ocultos de un delivery, la web tarda demasiado en cargar o las opciones de envíos no son claras, el consumidor abandona el carrito.

Así, se pone en juego la reputación de la marca, sobre todo en tiempos donde las reseñas en redes sociales juegan fuerte y pueden impulsar un nombre o desterrarlo completamente. Según un informe del Baymard Institute, el 50% de los carritos que se abandonan se deben a esos costos ocultos que en muchos casos incluyen impuestos y no son explicados con claridad.

En cualquier caso, tanto para grandes retailers como para emprendedores, la oportunidad es única. Evaluar detenidamente los procesos de integración, las expectativas del consumidor, la experiencia de compra y los pros y contras de cada envío para comunicarlos de forma clara y sin letra chica, pueden ser alguna de las claves que funcionen para diferenciarse del eslabón de la cadena que más dificultades presenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *