Red social corporativa: comunicación interna exponencial

 En busca de una definición precisa, podríamos decir que la red social corporativa es un sitio o aplicación online que funciona como entorno social colaborativo. Permite que los trabajadores de una empresa interactúen, se comunicen, intercambien información y se formen de manera sencilla y efectiva.

Estas redes permiten a miembros de la organización relacionarse y ofrecen una oportunidad para reinventar la forma de crear valor en la propia entidad, organización o empresa. Pero cuando hablamos de este tipo de redes, no nos referimos a una intranet o cualquier otro recurso de comunicación unidireccional de una empresa. Tampoco hablamos de las redes sociales generalistas que una institución o empresa gestiona.

Las redes sociales corporativas tienen su base en la web 2.0, pero son redes sociales cerradas. Es decir, sólo acceden a esta plataforma los miembros de la organización o empresa, colaboradores, socios, clientes o personas relacionadas con la entidad.

Hoy en día la comunicación interna debe ser una herramienta de gestión que permite, a través de mensajes informativos,  motivar y retener el talento humano. No obstante, según cifras de la consultora Neo Humano Group, cerca del 80% de las grandes empresas locales poseen todavía procesos de comunicación basados en herramientas más tradicionales, como revistas institucionales, correos electrónicos o murales.

Con el avance de la tecnología, más canales de comunicación se han creado, transformado e implementado en la gran mayoría de compañías a nivel mundial. Herramientas como las redes sociales internas, se han convertido en una opción bastante utilizada para mejorar la comunicación dentro de las empresas y sus equipos de trabajo. Según el estudio de Mckinsey&Co, el uso de una red social empresarial puede incrementar la productividad de los trabajadores  en 20%.

Aumentar la transparencia, mejorar la comunicación y diseminar el conocimiento, son los objetivos de todas las herramientas de comunicación adoptadas por las organizaciones, que tienen la misión de transmitir información de manera igualitaria para todos los colaboradores e involucrados en los proyectos y metas de la misma. Es por ello que las redes sociales corporativas les dan la oportunidad a los colaboradores de intercambiar ideas, relacionarse con sus compañeros y discutir temas de interés general para la empresa. Asimismo, su incorporación ayuda a simplificar el trabajo al incrementar la rapidez con la que se comparte información y reducir el tiempo de respuesta, dando como resultado la optimización de procesos internos.

Hoy el trabajador quiere sentir que su trabajo marca una diferencia y no quiere solo ser otro eslabón en la cadena. Se siente atraído por compañías jóvenes e innovadoras, dirigidas por emprendedores sociales que están deseando compartir su talento, que se le escuche y tenga en cuenta, tener, en resumidas cuentas, una comunicación real con la empresa y sus líderes.

Compartir el conocimiento dentro de la organización es una forma de crear sinergias que ahorra costes y además facilita la innovación y poner al alcance de los empleados una herramienta que permita compartir iniciativas; ese flujo de ideas, sugerencias, informes y noticias, podría redundar no sólo en una mayor rapidez a la hora de implementar mejoras, sino también en una motivación extra para los empleados.

Está claro que los beneficios que una red social corporativa pueden aportar a una organización son muchos. Lo fundamental será que las personas usuarias de estas redes sociales verticales las vean útiles y valiosas. Toda la organización, desde el equipo directivo hasta la persona en prácticas que se incorpore a esta red, tiene una gran oportunidad por delante. Es necesario entender y asimilar todas las ventajas que esta nueva forma de trabajar nos puede aportar.

En definitiva, la red social corporativa permite proporcionar valor a los empleados y organizar toda la información de la empresa de forma ágil y sencilla, ofreciendo contenido y conocimientos a todos los miembros de la comunidad. La verdadera transformación digital empieza, es para y por las personas, pero necesita un entorno fácil para ayudar en el día a día a la organización. Entonces, ¿Qué espera tu empresa para implementar una?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *