TOTVS, hacia una construcción competitiva & sustentable

Cloud, IA e IoT son algunas de las herramientas que pueden dar un gran impacto en este sector para su trasformación.

La industria de la construcción es uno de los principales motores del desarrollo económico y social de un país. Genera, en su cadena de valor, relaciones con una gran parte de las ramas comerciales e industriales. El Estado participa por medio de la inversión en obras de infraestructura básica, vial, edificación, entre otras. A su vez, el sector privado acciona especialmente en la construcción de vivienda y edificaciones, aportando conjuntamente al PBI de la economía nacional. En la medida que se ejecuta de forma eficiente, la construcción se vuelve competitiva y accesible, permitiendo así una dinámica que activa las componentes de su cadena de valor, movilizando no sólo este sector, sino todos los asociados.

De acuerdo con TOTVS, el desarrollo residencial a nivel global de los próximos años apuesta por la denominada ‘Construcción 4.0’, caracterizada por la automatización de procesos, el análisis de Big Data y las tecnologías disponibles en Internet. Este concepto busca, a través de la aplicación de nuevos métodos y tecnologías, transformar los procesos constructivos de las viviendas para hacerlos más seguros, eficaces, eficientes y productivos.

La Construcción 4.0, que tiene su origen en la industria 4.0, se basa en la digitalización de procesos, integrando un conjunto de tecnologías digitales y equipos capaces de optimizar los procesos de construcción. Este boom tecnológico obliga a las empresas a innovar y tener una mayor capacidad de respuesta. La construcción es uno de los sectores menos digitalizados, y la tecnología tiene la capacidad de contribuir a la competitividad de estas empresas, para que puedan mejorar y aprovechar la dinámica del mercado actual.

Dentro de las tecnologías más eficaces puesta en práctica para este sector es el de Cloud Computing. Los contratistas, las firmas de arquitectura y los proveedores de materiales de construcción pueden disfrutar de operaciones comerciales optimizadas (y ventajas competitivas) al utilizar el poder de la nube.

Entre estas ventajas se destacan: la capacidad de diferenciar parámetros y medir el progreso de las tareas diarias utilizando Internet de las Cosas y sus dispositivos. La adopción de la nube puede proporcionar información y conocimientos útiles para permitir que los gerentes de proyecto logren un alto rendimiento para su proyecto durante todo el ciclo de vida del mismo.

Hay un nivel completamente nuevo de servicios que están disponibles para las empresas de construcción en el ámbito de la nube, que ayudan a beneficiarse de estos análisis que se crean a partir de los datos. Cloud computing mejora los procesos organizacionales de las compañías que expanden sus mercados, aceleran la toma de decisiones y mejoran la comunicación con los clientes.

Sumergiéndonos en el campo físico de la construcción, la aplicación de Inteligencia artificial (refiriéndonos a la robótica más específicamente) es otro valor destacado a implementar en el sector.  En la actualidad, los robots son capaces de realizar una gran cantidad de funciones dentro de una obra. La excavación a máquina, albañilería, demolición, topografía o soldadura se pueden realizar de manera más rápida y económica que los humanos.

Esto sin duda representa grandes soluciones. De acuerdo con los Contratistas Generales Asociados de América, al 80% de las compañías de construcción le es complejo encontrar mano de obra calificada en el campo. Además, las actividades que requieren de una alta repetición o levantar objetos pesados como demoliciones o excavaciones podrían ser ejecutadas con mayor eficacia por robots. Así mismo, la impresión 3D permite fabricar objetos a gran escala como columnas y arriostramiento.

Otra de las metodologías tecnológicas óptimas para el sector de la construcción es sin lugar a dudas Building Information Modeling o BIM. BIM es una de las muchas características del IoT que facilita la gestión de proyectos de construcción. Sirve para centralizar toda la información del proyecto en un modelo de información digital creado por todos los agentes que intervienen en el proceso de edificación, incorporando información geométrica en 3D. Gracias a esta tecnología, los cambios son rápidos y el diseño más preciso.

Con este sistema, todos los profesionales involucrados en el proyecto introducen información relativa a sus trabajos de manera conjunta. Esto permite simplificar el proceso, encontrar errores y reducir problemas en el proyecto. El IoT tiene la capacidad de transformar el mercado y hacer que las industrias sean más eficientes, impulsando la Construcción 4.0. Y la aplicación de esta tecnología en este sector permite monitorear el estado de las obras y controlar todos los agentes del proceso.

Como resumen, podemos decir que la implementación de diversas tecnologías en el campo de la construcción es básico para ser competitivos en este sector. El abandono de las tradicionales metodologías debe ser el objetivo de las empresas. Para esto se requiere una mentalidad que acepte el aprendizaje constante y una cultura de la innovación con el fin de obtener una construcción sustentable que responda a las necesidades del futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *