Gestión de Procesos: Qué es, pasos y ventajas

TOTVS LATAM | 20 abril, 2022

La gestión de procesos ayuda a las empresas a mantenerse competitivas en el mercado. Cuando una organización invierte en la gestión de procesos, reduce los costos operativos sin afectar la calidad de las entregas. En la práctica, tu equipo produce más y mejor.

Bueno, pero ¿sabes de qué se trata la gestión de procesos y cómo aplicarla en tu operación? Hablar del tema es una cosa, pero ponerlo en práctica es otra.

Es que la implementación de una buena gestión de procesos depende de unos pocos factores.

Echa un vistazo: la gestión de procesos depende no solo de una reestructuración estratégica en la cadena productiva empresarial, sino también de recursos tecnológicos que faciliten el control y seguimiento de los resultados.

Pero después de todo, vamos: ¿cómo hacer una buena gestión de procesos en tu empresa y lograr grandes resultados, logrando tus objetivos de negocio?

Eso es lo que te vamos a mostrar ahora, en esta completa guía. Preparamos un material detallado sobre la gestión de procesos, desde el concepto hasta la aplicación. ¿Quieres aprender?

¡Solo sigue la lectura!

¿Qué es la gestión de procesos?

La Gestión de Procesos es una disciplina que tiene como objetivo optimizar para hacer más productiva la forma en que una empresa realiza sus flujos de negocio. El objetivo es tener más control sobre el desempeño de los empleados, visibilidad de los indicadores de desempeño y lograr mejores resultados.

Hay un elemento que no podemos ignorar aquí: la gestión de procesos es algo que toda empresa debe hacer.

Esto se debe a que se aplica no solo a las industrias u oficinas, sino a todos los procesos dentro de una empresa.

Hablamos tanto de los procesos productivos -muy caracterizados por el taller, por ejemplo- como de los procesos administrativos relacionados con el backoffice de un negocio.

Esto no es nuevo: en cualquier empresa, cada entrega está compuesta por múltiples pequeños procesos interconectados, que atraviesan tanto el ámbito administrativo como el productivo.

La gestión de procesos busca, en primer lugar, identificar y organizar estos procesos, con el fin de establecer reglas y pautas que deben seguirse.

Solo así podrá lograr el equilibrio financiero y alcanzar los objetivos organizacionales establecidos, sin que la empresa descarrile de las vías justo después de cada entrega.

Por cierto, probablemente hayas oído hablar de este tema con otro término: BPM o Business Process Management. Vamos a explicar la relación un poco más en el contenido, ¿de acuerdo?

¿Qué son los procesos de producción?

Los procesos de producción involucran las actividades de las empresas llevadas a cabo en una secuencia lógica de pasos en la cadena de producción, con el fin de generar valor para la mercancía, y están relacionados con la capacidad de entrada y salida de productos de un negocio.

Es una estrategia que se puede relacionar tanto con la fabricación como con la lógica de oficina en general. Cualquiera que sea su tipo de negocio, la gestión de procesos es fundamental.

Es importante conocerlos de cerca, ya que cuando hablamos de gestión de procesos, solemos migrar mucho entre las áreas administrativas y operativas.

Los procesos de producción están reservados para lo que conocemos como el piso de la fábrica.

Y para que la producción tenga un costo reducido, sin perder calidad, es necesario que todas las áreas estén alineadas para reducir los cuellos de botella en los procesos.

¿Quieres un ejemplo? Mira esto:

Piense en una industria automotriz que produce 1,000 vehículos por hora. Una vez listo, la carrocería pasa a la etapa de pintura.

El problema es que, en esta etapa, solo es posible realizar el proceso en 800 piezas por hora.

Es decir, existe un obstáculo en el proceso productivo que debe ser corregido, con el fin de proporcionar el cumplimiento de la capacidad total de la empresa.

Es para corregir cuellos de botella como este, así como lograr objetivos similares a este, que se aplica la gestión de procesos.

¿Para qué sirve la gestión de procesos?

La gestión de procesos sirve para aplicar la cultura de la mejora continua dentro de una organización. Así, es posible deshacer los nodos de una red productiva compleja, identificando los procesos uno a uno, así como la cadena de valor de la empresa. Hablamos de más visibilidad, control y optimización.

Esto implica, básicamente, un mayor nivel de organización de los procesos en relación con las demandas del día a día.

De esta manera, podrás entender cómo funciona cada sector del negocio y cómo depende cada uno del otro.

Un buen paralelismo es imaginar que la gestión de procesos te permite ver el interior de tu empresa como un organismo.

Así podrás entender lo que cada departamento necesita hacer para alcanzar sus objetivos y, por supuesto, para ayudar a la empresa a alcanzar sus objetivos organizativos.

Además, la gestión de procesos sirve para que los responsables puedan identificar la causa de los fallos más rápidamente, agilizando su corrección.

Después de todo, a medida que cada proceso se mapea y monitorea, se vuelve más fácil desentrañar (con la ayuda de la tecnología) el punto en el que las cosas salieron mal.

¿Cómo funciona la gestión de procesos?

La gestión de procesos busca optimizar ambos procesos de forma individual y colectiva. Trabaja para repensar la arquitectura, mapeo, estandarización, modelado, transformación y control de procesos.

Y, por supuesto, la gestión de procesos funciona de manera diferente para cada empresa.

Hay organizaciones que incluso apuestan por el Business Process Outsourcing, es decir, las actividades de outsourcing.

Pero en general, la gestión de procesos es una iniciativa interna, modulada para cada tipo de negocio, según su potencial productivo, sus demandas y peculiaridades.

Aquí es también donde entran en juego disciplinas de gestión como la Optimización de Procesos de Negocio.

Sin embargo, en el caso de la gestión de procesos “convencional”, es posible señalar su funcionamiento a través de una serie de pasos orientados a la mejora continua.

Así, es posible aplicarlos no solo una vez, sino establecerlos como parte de la cultura organizacional, logrando mejores resultados continuamente.

¿Cuáles son las principales etapas de la gestión de procesos?

Entre las principales etapas de la gestión de procesos, podemos destacar que el propósito del viaje es precisamente mapear lo que compone un proceso y comprender qué valor agrega al negocio / entrega.

Solo de esta manera es posible comprender su viabilidad en la estructura organizativa y productiva de la empresa, entendiendo las oportunidades de mejora y optimización en general.

Pero antes de continuar con la teoría, ¿qué tal si revisamos las etapas de la gestión de procesos? Comprobar:

  • identificar los procesos que conforman la cadena productiva de una empresa;
  • comprender cómo se llevan a cabo las actividades;
  • buscar oportunidades de mejora;
  • implementar acciones de mejora de procesos (o también llamadas “ser”).
  • supervisar el rendimiento y los resultados a través de la automatización;
  • promover la cultura de la mejora continua para optimizar los procesos.

Esta es la gestión de procesos más básica que una organización puede realizar.

Y bien, ahora es el momento de hablar sobre BPM.

Si está un poco familiarizado con el concepto de Gestión de Procesos de Negocio, es posible que haya visto que esta organización de pasos tiene similitudes con lo que predica BPM.

Después de todo, ¿son lo mismo? Preparamos un tema entero para explicarte la respuesta, échale un vistazo:

¿Cuál es el impacto de la estandarización de los procesos de producción?

La gestión de la cadena de producción tiene como objetivo alinear las etapas industriales en la empresa.

Para ello, como decíamos, es necesario definir, analizar y monitorear las actividades, identificar cuellos de botella y maximizar la capacidad productiva.

Este mapeo de procesos ayuda al gerente a planificar las demandas del negocio, definir las responsabilidades de cada profesional y utilizar los recursos de manera consciente.

La estandarización, entonces, contribuye a integrar las actividades realizadas por equipos de diferentes sectores, con el propósito de aumentar el potencial competitivo de la empresa.

Este análisis continuo también favorece la adopción de cambios estratégicos para mantenerse al día con las tendencias del mercado y aprovechar las oportunidades disponibles.

Además, la estandarización ayuda a la empresa a satisfacer mejor las necesidades de los clientes, mejorar la calidad de sus productos y reducir los errores causados por la deficiencia de información.

En resumen, la estandarización de procesos le permite:

  • mejorar el ciclo de producción;
  • aumentar la eficiencia;
  • mejorar la calidad de los productos;
  • aumentar la satisfacción del consumidor;
  • reducir los costos de producción;
  • aumentar la competitividad.

Relación entre la gestión de procesos y BPM

En teoría, la gestión de procesos y BPM pueden considerarse sinónimos. Sin embargo, en la práctica, hay muchas personas que entienden “BPM” como software de gestión de procesos, es decir, bpms o sistema de gestión de procesos de negocio.

Por eso, hasta ahora, preferimos hacer una distinción entre términos.

Pero eche un vistazo: cuando busca información de gestión de procesos, normalmente puede usar “BPM” o “Business Process Management” como sinónimo.

Además, utilizaremos este contenido a partir de ahora, ¿de acuerdo?

Por lo tanto, cuando hablamos de BPM, hablamos de una disciplina que tiene como objetivo optimizar los procesos. Su objetivo es crear procesos consistentes (y, si es posible, automatizados) para facilitar la rutina operativa y las interacciones humanas en la empresa.

BPM no es software, aunque existen herramientas y sistemas BPM.

Además, BPM no se trata de gestión de tareas, esta es una disciplina aplicada dentro de BPM, que tiene como objetivo manejar ciertas tareas en un proyecto o proceso.

BPM, a su vez, se centra en procesos repetitivos y continuos, que generalmente siguen un flujo predecible dentro de la rutina de la empresa.

Que es BPM

BPM es la forma en que una organización crea, gestiona y analiza los procesos predecibles que constituyen el núcleo de su negocio. El objetivo de BPM es comprender todos los procesos que conforman la cadena productiva de un negocio, identificando oportunidades de mejora.

Para complementar, creemos que es pertinente agregar la definición del Glosario de Gartner, que es muy esclarecedora:

Business Process Management (BPM) es una disciplina que utiliza varios métodos para descubrir, modelar, analizar, medir, mejorar y optimizar los procesos de negocio.

Un proceso de negocio coordina el comportamiento de las personas, los sistemas, la información y las cosas para producir resultados comerciales en apoyo de una estrategia empresarial.

Los procesos pueden ser estructurados y repetibles o no estructurados y variables.

Aunque no es necesario, las tecnologías se utilizan a menudo con BPM.

BPM es la clave para alinear las inversiones en TI con la estrategia empresarial“.

En este viaje, el “proceso” se considera en su forma más cruda (transformación de material o dado en valor), analizándolo individualmente, buscando su utilidad (o no) para la cadena de producción en su conjunto.

Así, a través de BPM, es posible observar los procesos y sus detalles desde dos perspectivas: aisladas y juntas.

Es un enfoque sistemático, que no solo enriquece la comprensión sobre el funcionamiento de la empresa, sino que ayuda a los gerentes a encontrar los atajos para su optimización.

Todo ello a la vez que se reducen costes, se mantiene (¡o incluso se mejora!) la calidad de las entregas y se aumenta la disciplina de la producción interna.

Con BPM, es posible que una empresa encuentre claridad sobre la dirección estratégica que debe tomar.

¿Cuáles son las ventajas de la gestión de procesos?

Los beneficios de la gestión de procesos se pueden identificar fácilmente, y por lo general no tardan mucho en aparecer. Se trata de resultados diversos que impactan tanto en la cultura organizacional como en el desempeño efectivo de la empresa.

De hecho, según un estudio global de Capgemini de 2017, el 56% de las empresas dijeron que aumentarían las inversiones para maximizar la rentabilidad de sus procesos.

La maximización de la rentabilidad, incluyendo, es el área en la que las empresas informaron identificar el mayor impacto de BPM (55,8%), seguido de la optimización del tiempo de comercialización (38,8%) y la mejora del soporte de autoservicio (29,7%).

Además, por supuesto, las empresas que han implementado la gestión de procesos han identificado una reducción significativa en la necesidad de mano de obra, lo que ha llevado a un mayor uso de la automatización.

Pero antes de profundizar más, ¿qué tal separar estos beneficios en temas? Destacamos las principales ventajas de invertir en gestión de procesos, ver:

Aumento de la productividad

Con la mejora de los procesos, es posible eliminar cuellos de botella productivos y pasos (¡o incluso procesos completos!) que agregan poco valor al negocio y las entregas.

Así, la cadena de producción gana más objetividad, así como una mayor eficiencia en el uso del tiempo, las máquinas y los recursos de los empleados.

Otro punto que contribuye a la productividad que se relaciona con BPM es la adopción de la automatización de procesos.

Con esto, puede automatizar tareas repetitivas (pero aún necesarias).

Por lo tanto, los gerentes y empleados tendrán más tiempo para centrarse en las acciones realmente importantes para su negocio y sus clientes.

Reducción de pérdidas

Con BPM, su empresa minimiza las pérdidas porque adopta un modelo operativo centrado en la efectividad de los procesos. Y como sabes, la efectividad es básicamente lograr tu objetivo.

Esto requiere una serie de cosas de la empresa, pero principalmente conocer su cadena de producción y administrativa.

De esta manera, puede modelar los procesos para que no se produzcan pérdidas. ¿Cómo?

Mediante la estandarización de ciertas tareas, lo que facilita la planificación general, la producción y la entrega de valor, y con el uso inteligente de sus recursos, así como el control del presupuesto.

Mayor control

Uno de los grandes beneficios de BPM es el uso de indicadores para medir toda la operación de la empresa.

De hecho, a través de BPM, es posible establecer una verdadera gestión de indicadores, que complementaría su disciplina de gestión, dando mayor visibilidad al avance de las acciones internas.

Así, los directivos tendrán mayor transparencia sobre el desempeño de sus equipos, así como la eficiencia de los procesos y resultados sobre las acciones de mejora implementadas.

Por lo tanto, es más fácil encontrar la raíz de las fallas operativas, lo que ayuda a una interacción estratégica más asertiva, lo que en sí mismo reduce el retrabajo.

Más calidad

Una vez que la empresa puede organizar sus procesos y estructurar una estrategia organizacional y operativa eficiente, es posible identificar los frutos de BPM en la calidad del trabajo realizado.

Al fin y al cabo, hablamos de una realidad en la que todo está estandarizado y, al máximo, automatizado.

Por lo tanto, hay espacio para que la empresa instrumentalice enfoques comerciales nuevos e innovadores (en producción, gestión o soporte), agregando valor continuamente a las entregas realizadas.

Es una acción que conduce a un efecto dominó de beneficios, impactando no solo en la calidad de uno u otro producto final, sino en cada experiencia del cliente.

¿Cuáles son las prácticas para una buena gestión de procesos?

Para implementar una gestión de procesos eficiente, es primordial que aplique algunas prácticas para mejorar su control operativo. Es necesario entender qué procesos componen su flujo, así como decidir cómo estandarizarlos y, para una buena gestión, digitalizarlos.

Y, por supuesto, esto no es un simple paso a paso.

Todo lo contrario, implica una serie de prácticas que sirven para que tú y tú equipo se sumerjan en la cadena productiva y administrativa de la empresa.

Después de todo, ¿qué compone cada demanda, desde el momento en que un cliente realiza la compra hasta el punto en que se activa su mercado de accesorios?

Hay una cadena de procesos en el medio y necesitas desentrañarlos.

Flujo bien definido, escaneo y estandarización de procesos

La aplicación de BPM en la empresa depende de la comprensión del flujo de procesos en sus pasos más detallados.

Esto requiere un mapeo extenso, que implica acciones como la lista de materiales y recursos utilizados, la distribución de responsabilidades, la secuencia de tareas y los resultados esperados.

De esta manera, puedes averiguar con precisión cómo se hacen las cosas en la empresa en el momento (“tal cual”, ¿recuerdas?), para que tú y tu equipo puedan analizar todo y definir un flujo mejorado (“ser”).

La aplicación de estas mejoras depende de algunas cosas, pero especialmente de la estandarización de los procesos.

La estandarización es una forma de recortar bordes y definir una forma de hacer las cosas.

Es decir, hablamos no solo de sencillez, sino de eficacia demostrada, ¿sabes?

Por último, hay un tercer paso, que es la digitalización de los procesos. Es decir, el modelado de un flujo de trabajo virtual, dentro de un sistema de gestión.

Además de mejorar la visibilidad de los procesos y facilitar el seguimiento de los indicadores de rendimiento, la digitalización también permite a su empresa automatizar diversas tareas repetitivas.

Por lo tanto, en el momento en que un cliente realiza un pedido, un empleado no tiene que emitir manualmente una factura electrónica, ya que se emite automáticamente.

Pero, por supuesto, este es un ejemplo muy simple: la automatización va mucho más allá de la superficie, pudiendo ayudar a su operación en los niveles más estratégicos, aumentando su potencial competitivo a otros niveles.

¿Cómo lograr una gestión eficiente de los procesos?

El gerente puede adoptar algunas metodologías para mejorar la gestión de la cadena de producción. Hay pasos que puede tomar para comprender, controlar y mejorar continuamente sus procesos.

De hecho, como explicamos, BPM se diferencia por ser una disciplina específica. Entonces, lo que le mostraremos a continuación no es necesariamente sobre el ciclo de vida de BPM en la práctica.

El ciclo de vida de BPM es un viaje de 5 fases (diseño de procesos, modelado de procesos, ejecución, monitoreo y optimización) que la empresa debe seguir casi religiosamente.

A continuación, sin embargo, le presentaremos una gestión de procesos paso a paso más simplificada.

Uno que no requiera conocimientos tan avanzados en la materia y admita el uso de metodologías complementarias. Comprobar:

Mapea los pasos

El gerente necesita identificar todas las etapas de producción, los profesionales responsables de ellas y el desempeño de cada etapa.

Con esta información debidamente registrada, uno debe ir al siguiente paso.

Identificar cuellos de botella

Es esencial visualizar los cuellos de botella críticos que perjudican la capacidad de producción.

El gerente puede usar el diagrama de Ishikawa (espina de pescado) para visualizar mejor la situación. Se basa en identificar los siguientes factores:

  • mano de obra;
  • método de producción;
  • ambiente de trabajo;
  • métricas e indicadores;
  • materia prima utilizada;
  • máquinas y tecnologías.

Si el principal cuello de botella es la pérdida de tiempo en la producción, por ejemplo, la causa puede provenir de profesionales descalificados o máquinas obsoletas.

Por ello, es necesario dialogar con el equipo para entender los problemas y generar mejoras en el proceso.

Crear un plan de acción

Después de diagnosticar los cuellos de botella del proceso de producción, debe crear una planificación para todas las áreas. En ella se deben identificar los responsables de poner en práctica el plan.

El gestor puede utilizar la herramienta 5W2H, un método de análisis que actúa como una lista de verificación de las actividades a realizar.

El documento debe ser claro y objetivo, para facilitar la comprensión de todos los profesionales. Tiene la propuesta de identificar los siguientes temas:

  • Qué: qué se debe hacer;
  • Dónde: dónde debe actuar el proceso o sector;
  • Por qué: por qué innovar en cierto proceso;
  • Cuándo: cuándo comenzarán las acciones;
  • Quién: quién es responsable de la tarea;
  • Cómo: cómo se pondrá en práctica el proceso,
  • Cuánto: Cuánto costará y qué recursos se necesitarán.

Así, el líder define los plazos y objetivos para cada sector, lo que permitirá un análisis detallado en el futuro.

Seguimiento de métricas de resultados

El plan también debe definir las métricas que se evaluarán para identificar los resultados obtenidos. Debe establecer indicadores clave de desempeño del proceso, que pueden involucrar aspectos tales como:

  • tasa de fallos;
  • costo de producción;
  • nivel de productividad;
  • satisfacción del consumidor;
  • índice de correcciones operativas.

¿Cómo reducir costes y aumentar la productividad mediante la gestión de procesos?

Una de las principales razones por las que las empresas se adhieren a la disciplina de la gestión de procesos es la búsqueda incansable de la reducción de costos y el aumento de la productividad.

En Brasil, en particular, esta lucha tiene una razón muy clara, conocida como “Custo Brasil”.

Un artículo hecho en el país, por ejemplo, es un 30% más caro que el mismo producto en los Estados Unidos o Alemania, por ejemplo.

Este estudio, realizado por la Asociación Brasileña de la Industria de Maquinaria y Equipo (Abimaq) y publicado en el portal Uol, muestra la gran dificultad de la competencia igualitaria que enfrentan las empresas brasileñas en los mercados.

¿Conoces los principales factores que generan este “costo Brasil”? Es fundamental conocerlos para entender el papel de la gestión de procesos en la economía empresarial.

En general, el “costo de Brasil” involucra montos gastados en gastos de producción, impactos de la legislación laboral, burocracia, altas cargas impositivas, falta de infraestructura adecuada para transportar productos y altas tasas de interés.

Es crucial que el gerente invierta en iniciativas para enfrentar estos desafíos de la mejor manera con el fin de obtener una ventaja competitiva en el mercado.

La automatización de los procesos de producción y la tecnología tienen este potencial para ampliar la capacidad de fabricación sin generar necesariamente un aumento en los costos de infraestructura o actividad.

Esto solo es posible cuando el administrador invierte en software que puede promover una verdadera integración de procesos y la automatización de las demandas.

También permite la generación de datos relevantes para el gerente, para que pueda seguir toda la cadena de producción.

La personalización de los procesos productivos como parte de la industria 4.0

La tecnología es un aliado importante de las empresas que buscan la optimización de los procesos productivos.

La Industria 4.0 es un proceso que se puede iniciar gradualmente, es decir, cualquier empresa puede iniciar este viaje sin necesariamente invertir demasiado capital para ello.

Por ello, es importante buscar software que satisfaga las numerosas necesidades de una fábrica, como un ERP que permita el cálculo del MRP, el control de la producción y también la monitorización y relación con los clientes a través de CRM.

De esta manera, el gerente tiene una visibilidad real de su producción y puede ser más receptivo, si necesita realizar algún cambio para resolver un problema específico de sus clientes.

Un ERP mejora la productividad de la empresa, integra los equipos, facilita el seguimiento de los resultados, aumenta la satisfacción del cliente y añade valor al producto final.

Al vincular sistemas, también puede admitir nuevas funciones y obtener datos sobre la demanda y la capacidad de cumplir con el cronograma preestablecido.

Finalmente, la gestión eficaz de los procesos productivos ayuda al líder a aumentar la eficiencia de la industria y a conocer todos los pasos desarrollados en la empresa.

El uso de la tecnología sigue favoreciendo el seguimiento de los datos sobre los resultados empresariales.

Gestión de procesos en un modelo ágil

La optimización de los procesos de negocio es necesaria para que las empresas se mantengan al día con los cambios del mercado. BPM permite a las organizaciones detener sus procesos e implementar cambios cuando lo necesitan. Es una característica esencial en una era de agilidad empresarial.

¿Sabes de qué se trata el concepto? Es un modelo de negocio que abraza la innovación y se centra en la adopción de una cultura centrada en la resiliencia y la creatividad.

Es un poco diferente, pero totalmente conectado con lo que conocemos como metodología ágil, que es un medio para lograr la agilidad empresarial.

Y la gestión de procesos es una forma de estructurar eso, permitiendo a la empresa cambiar y personalizar sus flujos de trabajo cuando lo considere oportuno, a medida que cambian los cambios en el mercado.

A través de la metodología ágil, puede aprovechar toda la flexibilidad de una estructura de procesos bien definida para crear formas de optimizar los flujos de trabajo, mejorando la productividad general del equipo.

Sabemos que esta es una teoría difícil de imaginar en algunos entornos, como el taller, pero recuerda lo que ya puntuamos al principio de la guía:

La gestión de procesos es una disciplina amplia, capaz de ser implementada en diversos negocios, de diferentes segmentos.

¿Quieres un ejemplo que funcione? Lean manufacturing, por ejemplo. Es una filosofía que nació en la fábrica y tiene como objetivo hacer que el proceso de producción sea más ágil.

Esto significa, por supuesto, revisar procesos, en busca de la optimización total de la cadena de producción.

Este es el caso de just in time, por ejemplo, una técnica de gestión de la producción que tiene como objetivo iniciar el proceso de producción solo cuando se realiza un pedido. Es una práctica que reduce (o elimina) la necesidad de inventario.

Estas son técnicas que encuentras al otro lado del embudo que comienza aquí, en la gestión de procesos.

¿Por qué invertir en software para la gestión de procesos?

Ha quedado claro que la gestión de procesos solo tiene una manera cuando se combina con una tecnología que permite el control y la visualización de los flujos de trabajo, ¿correcto? Es por eso que tener el sistema adecuado es tan esencial.

Verá, la gestión de procesos no es un esfuerzo de mejora de una sola vez, como un proyecto con principio, medio y final, sino una fuerza organizativa continua.

Para que se mantenga el nivel de calidad, así como su comprensión de todo lo que compone los procesos internos, y continúe monitoreando los resultados, necesita la mejor tecnología.

Y esto lo consigues con tu propia plataforma de gestión de procesos y BPM, capaz de ofrecerte todos los recursos necesarios para que puedas controlar las operaciones e integrar todos los datos necesarios.

TOTVS Fluig

¿Conoces la plataforma TOTVS Fluig? Es una tecnología que permite a las empresas unificar y gestionar sus procesos a una escala organizativa completa.

Sirve como el punto focal de su estrategia, y puede integrarse en sus sistemas de gestión y plataformas digitales, centralizando los datos clave de su negocio.

De esta manera, puede crear y personalizar flujos de trabajo, automatizar tareas y realizar toda la gestión de procesos de una manera que brinde los mejores resultados a su negocio.

Una de sus características, incluyendo BPM, que simplifica todo el modelado de procesos (a través de una herramienta de arrastrar y soltar).

Es decir, con la plataforma TOTVS Fluig es posible tener más flexibilidad para que pueda potenciar su gestión de procesos.

¿Qué tal lograr los mejores resultados, optimizar su operación y prepararla para los cambios del futuro?

¡Así que aprende más sobre la plataforma TOTVS Fluig!

Conclusión

La gestión de procesos ya no es una mera posibilidad, sino un paso necesario para el crecimiento y, especialmente, la consolidación del negocio.

Con la ayuda de la tecnología, puede sumergirse en sus flujos de trabajo, rediseñar y modelar sus procesos, y ajustarlos a las demandas de un mercado cada vez más exigente y volátil.

Sin embargo, mucho más allá de los conocimientos teóricos, necesita una solución que empodere a su equipo, automatice las tareas y simplifique su gestión.

Para esto, ya lo sabes: ¡la plataforma TOTVS Fluig es la mejor opción!

Bueno, ahora que has aprendido todo esto, ¿qué tal si lo implementas en tu negocio? Si tienes algún consejo o idea sobre el tema, ¿qué tal si compartes aquí en los comentarios? Además, ¡suscríbase al boletín de TOTVS para recibir contenido como este directamente en su correo electrónico!

tecnologia transformación digital

Artigos Relacionados

Deja tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies para fornecer os recursos e serviços oferecidos em nosso site para melhorar a experência do usuário. Ao continuar navegando neste site, você concorda com o uso destes cookies. Leia nossa Política de Cookies para saber mais.