Escalabilidad en la nube: 5 consejos para no transformar el almacenamiento en una central de costos

TOTVS LATAM | 29 septiembre, 2021

La computación en nube es hoy una de las principales marcas de la jornada digital por la que pasa el mundo. Esta es una afirmación fácil de comprobar, ya que es cada vez mayor el número de empresas que optan por la escalabilidad en nube en conciliación con los tradicionales y costosos modelos de infraestructura local.

Otro punto que confirma el crecimiento acelerado de la nube es el surgimiento de nuevas soluciones y tecnologías basadas en el almacenamiento de datos remoto, a ejemplo de sistemas de gestión (ERP) alojados en nube. Por medio de ellos, las empresas pueden acceder a su información desde cualquier lugar y en cualquier momento, además de poder también aumentar y reducir la capacidad de procesamiento – lo que es una de sus grandes ventajas, como veremos más adelante.

Debido a la importancia de la computación en nube en el escenario actual, preparamos este artículo para tratar sobre la escalabilidad de la nube, mostrando 5 consejos para alcanzar ese atributo de forma eficiente y económica. ¡Continúe la lectura y echa un vistazo!

¿Por qué la escalabilidad es el mayor beneficio del almacenamiento en la nube?

En razón de la dinámica acelerada del mercado y del cambio de las necesidades de las empresas en cuanto a la gestión de sus datos y de sus informaciones, la escalabilidad, sin duda, surge como uno de los grandes beneficios aportados por la computación en nube.

El hecho es que los modelos tradicionales, basados ​​en infraestructuras de datos locales, además de representar altos costos de adquisición y mantenimiento para los negocios – sobre todo para los pequeños – no siempre logran acompañar las demandas y el crecimiento de las empresas como es necesario.

En muchos casos, las organizaciones tienen infraestructuras insuficientes para satisfacer sus necesidades o tienen infraestructuras infrautilizadas, generando ociosidad y un gran desperdicio de potencial de procesamiento y principalmente de recursos financieros.

Con la difusión de cloud computing, esa realidad cambió completamente. La tecnología no sólo democratizó el acceso a infraestructuras de TI de calidad para negocios de todos los tamaños, pero también modernizó la manera como las empresas se aprovechaban de esos recursos.

Hoy, compañías de todo el mundo utilizan la nube como un servicio, pudiendo adaptarlo a las necesidades de sus actividades de manera totalmente flexible y económica. Es decir, la escalabilidad permite que los negocios contraten exactamente lo que necesitan, sin subdimensionar o infrautilizar los recursos de computación.

Este atributo trae un gran beneficio para las empresas: primero porque genera ahorros de recursos, ya que es posible reducir el uso de hardware en períodos de baja demanda, por ejemplo; segundo porque trae agilidad a las respuestas, permitiendo que los negocios refuercen su infraestructura rápidamente para atender a las demandas estacionales.

Entienda los diferentes tipos de escalabilidad en la nube

Al hablar en escalabilidad de la nube, hay que tener en cuenta que existen diferentes tipos, cada uno con sus características y aplicaciones. Vamos a ver!

Escalabilidad vertical

De manera simple, la escalabilidad vertical ocurre cuando se agregan recursos computacionales a un sistema ya existente. Es el típico ejemplo de una empresa que tiene una base de datos alojada en la nube, pero con el paso de los años, el aumento de la cantidad de usuarios del sistema, la sofisticación de los datos insertados y el incremento de nuevas funcionalidades lo hace ineficiente, exigiendo más CPU, memoria o espacio en disco.

Escalabilidad horizontal

Por otro lado, la escalabilidad horizontal no se relaciona con el cambio del sistema y su rendimiento en la nube. Aquí, lo que pasa es que en lugar de añadir más recursos, se dedica más máquinas a las tareas.

Escalabilidad diagonal

La escalabilidad diagonal, a su vez, es la conciliación de los dos modelos anteriores. Es decir, hay el incremento de recursos y hardware al sistema, así como hay el aumento en la cantidad de máquinas, a partir de la “clonación” del sistema a otros servidores, por ejemplo.

Escalabilidad por elasticidad

Otro punto que merece ser destacado cuando se habla de escalabilidad es su proximidad con otro término: elasticidad. A menudo, estos dos conceptos se confunden o se toman como sinónimos, lo que no es la realidad.

La elasticidad está íntimamente ligada a la escalabilidad, siendo aquella un atributo de ésta. Decir que el sistema es elástico es afirmar que tiene la capacidad de adaptarse, autónomamente, a los cambios de demanda ocurridos sobre los recursos computacionales. Por ejemplo, es lo que ocurre cuando un e-commerce tiene un aumento significativo de accesos y solicitudes de forma inesperada, pero el propio proveedor de nube se encarga de reforzar el sistema para atender a la nueva demanda.

5 consejos para no transformar el almacenamiento en una central de costes

Ahora que ya está más enterado sobre la escalabilidad en la nube, preparamos algunos consejos que le ayudarán a aprovechar al máximo esta importante característica de cloud computing, evitando costos innecesarios. Compruebe!

1 Desarrollar una estrategia

Tener una buena planificación es la clave para optimizar el uso de la nube en una empresa. En muchos casos, las compañías no desarrollan una estrategia para migrar a ese modelo, lo que acaba causando problemas en el proceso y gastos adicionales al ser necesario mantener una infraestructura local y otra remota hasta que se pueda estabilizar el sistema.

En este punto, es fundamental definir una buena planificación, estableciendo cuál es el punto de partida, qué áreas necesitan estar en la nube primero, considerando la realidad y la demanda de la empresa.

2 Invierta en la infraestructura de la nube

Como hemos visto, la escalabilidad de la nube es una gran ventaja para la empresa, lo que no se reduce a cuestiones financieras. Por lo tanto, optar por una infraestructura virtualizada es mucho más beneficioso y acorde con la realidad del mercado, sobre todo para los pequeños negocios.

Por lo tanto, desde temprana las empresas necesitan invertir en ese modelo, ya que atributos como flexibilidad, elasticidad, previsibilidad de los costos y seguridad de la información ayudan al negocio a operar y crecer de forma sana, aprovechando al máximo el potencial de la tecnología e inteligencia de los datos.

3 Cuente con un sistema de gestión integrada (ERP)

Actualmente, los datos son elementos esenciales para el funcionamiento de cualquier negocio, independientemente de su tamaño. No por otro motivo, la utilización de software y sistemas ERP para la gestión ya se ha convertido en el estándar en las empresas, dada su gran capacidad de organización y generación de ideas.

En este sentido, contar con un sistema de ese tipo alojado en la nube es una estrategia altamente recomendada para empresas que desean no sólo aumentar la calidad de su gestión, sino también utilizar un modelo moderno y escalable, capaz de acompañar el cambio de necesidades a lo largo de los años .

Hoy, ERPs robustos y eficientes operan con base en la nube, reduciendo la dependencia de los negocios de grandes infraestructuras locales de TI, así como de personal. La disponibilidad y estabilidad son marcas fuertes de esta tecnología, garantizando a las empresas total seguridad en la utilización de sus sistemas.

4 Planifique la escalabilidad en la demanda y la oferta

Otra manera de garantizar la economía en el almacenamiento y la gestión de datos es, como ya se mencionó, a partir de una buena planificación. Sin embargo, el enfoque aquí está en diseñar la escalabilidad del sistema de acuerdo con las posibles necesidades que surgirán en determinados períodos del año.

Por ejemplo, e-commerces suele experimentar un aumento en la demanda de sus páginas al final del año, con la llegada de la Navidad. En este caso, es posible anticipar la necesidad de refuerzo en el hardware para sostener el gran número de accesos y compras en el sitio. Es decir, es necesario planificar la escalabilidad basada en la demanda y la oferta de recursos para suplirla, de modo que se contrate y pague por lo que es realmente necesario.

5 Priorice la seguridad de los datos

Por último, otra sugerencia importante para no incurrir en gastos innecesarios con el almacenamiento es priorizar la seguridad de los datos. Hoy, debido a la relevancia de las informaciones para la toma de decisión y formulación de la estrategia de negocios de las empresas, invertir en seguridad es primordial.

En este punto, la tecnología cloud computing trae un refuerzo significativo, ya que los proveedores modernos cuentan con todo un aparato de seguridad para mantener la integridad de los datos de los clientes. De esta forma, además de ser una estrategia más ventajosa de invertir en seguridad, es también una forma de minimizar riesgos, muy comunes en infraestructuras locales, como es el caso de invasiones y daños físicos al sistema.

Por lo tanto, queda claro que, para las empresas, tener la posibilidad de hospedar sus sistemas y almacenar sus datos en servidores remotos, reduciendo así la dependencia de las infraestructuras locales, es mucho más ventajoso desde el punto de vista económico y operacional. Como hemos visto, la escalabilidad de la nube garantiza más flexibilidad a los negocios, adaptándose bien a las demandas tanto de los pequeños como de los grandes.

costos erp servicios

Artigos Relacionados

Deja tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies para fornecer os recursos e serviços oferecidos em nosso site para melhorar a experência do usuário. Ao continuar navegando neste site, você concorda com o uso destes cookies. Leia nossa Política de Cookies para saber mais.